Home / Mentes atrapadas (1) / Libro Confesiones de un Voyeur del autor Stanford Mc Krause
leer Libro gratis Confesiones de un Voyeur del autor Stanford Mc Krause del genero Suspenso

Libro Confesiones de un Voyeur del autor Stanford Mc Krause

Leer Online y Descarga Gratis el libro Confesiones de un Voyeur de Stanford Mc Krause y del genero Suspenso ,disponible en formato Epub y Pdf

Gracias a una beca especial, Kevin Stuart ingresa en una de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos. Allí conoce a Amy, una universitaria bellísima. Ella es seductora, misteriosa, atrevida… y es hija de los dueños de una multinacional. Amy introduce a Kevin en el mundo de las sociedades secretas. Una nueva y misteriosa fraternidad conocida como Golds Bosoms estudia el control de la conducta a través del erotismo y la pornografía, la amiga de Kevin es hija de uno de sus fundadores y atrae al chico hasta sus filas.

A partir de entonces su vida cambia, llega el dinero, la pasión, nuevas experiencias… Sin embargo, nunca supo que estaba siendo manipulado. Entonces conoce a alguien que lo ayuda con su trastorno psicológico… algo que no gusta nada a los miembros de la logia.

Kevin padece un problema conocido como voyeurismo y su única forma de excitación consiste en grabar a chicas, siempre a escondidas. Una adolescencia en un pueblo perdido de Alabama, una madre castradora y autoritaria, una novia con la que no pudo tener relaciones… hasta que llegó Yale.

¿Que pretende la sociedad secreta Golds Bosoms? ¿Se puede escapar cuando tu mente ha sido atrapada? ¿Puede el amor vencer a una poderosa persecución y oposición?

Descargar “Confesiones de un Voyeur – Stanford Mc Krause” en PDF:

Descargar “Confesiones de un Voyeur – Stanford Mc Krause” en Epub:

Leer “Confesiones de un Voyeur – Stanford Mc Krause” ONLINE:

Te Puede interesar

leer Libro gratis El contrato del autor C. J. Lea del genero Suspenso

libro El contrato del autor C. J. Lea

Ella quiere deshacerse de su esposo y el asesino que contrató es justo el hombre para el trabajo, ¿o no lo es?. En el segundo en el que él entra al lugar, ella empieza a tener sus dudas. Quizá debió esperar, quizá debió contratar al otro, pero ya es demasiado tarde y ahora su esposo es el menor de sus problemas.

Deja un comentario