Home / C.E.J / Libro Sin derecho a soñar del autor C.E.J
leer Libro gratis Sin derecho a soñar del autor C.E.J del genero Romántico

Libro Sin derecho a soñar del autor C.E.J

Leer Online y Descarga Gratis el libro Sin derecho a soñar de C.E.J y del genero Romántico ,disponible en formato Epub y Pdf

Maritza sale todos los días en una carreta, a recoger materiales reciclables en los andenes de la gran metrópoli, una noche se encuentra a una muchacha drogada tirada en la calle, la recoge y la lleva a su comuna. Ana María dos días después despierta de la crisis de drogadicción, en un universo desconocido para ella: lleno de carencias materiales, pero pleno de solidaridad, de sentido vital y de calor humano; Decide quedarse en el barrio marginal, porque por primera vez en su vida se siente útil y necesitada. Luego la gratitud y la admiración, que siente por Maritza, su salvadora, florece en su corazón como un amor extraño e inesperado. Cuando el amor empieza a brotar entre las amantes, el mundo de la opulencia reclama a Ana María, una herencia la hace regresar al lugar de donde venía. ¿Serán capaces estas dos mujeres, de mantener el amor en medio de la riqueza, la familia y las diferencias sociales?

Descargar “Sin derecho a soñar – C.E.J” en PDF:

Descargar “Sin derecho a soñar – C.E.J” en Epub:

Leer “Sin derecho a soñar – C.E.J” ONLINE:

Te Puede interesar

leer Libro gratis La teoría de tus latidos del autor Gloria De Haro del genero Romántico

libro La teoría de tus latidos del autor Gloria De Haro

¿Alguna vez has sentido que estás desperdiciando parte de lo que deberían ser los mejores años de tu vida por una caótica y sacrificada rutina? Eso es de algún modo lo que le sucede a Julia, veinteañera, estudiante de Pedagogía y pluriempleada, que siente la necesidad de dar un giro a su ajetreada vida a partir de la visita del aventurero de Jairo. Tan inesperada como adictiva. Tan pasional como reflexiva. Y es que en la vida y en el amor todo puede cambiar sin previo aviso. La teoría de tus latidos no te dejará indiferente.

Deja un comentario